Descubren una cueva gigantesca en la Luna

Este descubrimiento puede ayudar a la instalación de una base lunar en un futuro próximo.

Fuente: http://www.abc.es/ciencia/abci-descubren-cueva-gigantesca-luna-201710200915_noticia.html

(Javier Serrano Dalda, 1º ESO)

Anuncios

Los científicos descubren un anillo alrededor del planeta enano Haumea

Haumea es uno de los planetas enanos del Sistema Solar. Recientemente se ha descubierto un anillo que rodea a este helado plutoide. Este no es tan conocido como Plutón, pero es el primero de este tipo de planeta enano en el que se detecta un anillo.

Fuente: Revista Muy Interesante

(Bruno Aranda Nogales, 1º ESO)

Premio Nobel de Química a un método para observar la vida privada de las moléculas

La Real Academia Sueca de Ciencias ha otorgado el premio Nobel de Química de 2017 a Jacques Dubochet (Suiza, 1942), Joachim Frank (Alemania, 1940) y Richard Henderson (Reino Unido, 1945) por su aportación al desarrollo de tecnologías para generar imágenes tridimensionales de las moléculas de la vida, algo que está sirviendo ya para entender mejor procesos biológicos como las infecciones o nuestros ciclos de sueño.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2017/10/04/ciencia/1507101567_361365.html

(Diego Caz Rico, 2º ESO)

La detección de ondas gravitacionales gana el Nobel de Física 2017

Albert Einstein fue el primero en predecir la existencia de estas señales, pero estaba convencido de que nadie podría detectarlas. Su Teoría General de la Relatividad implicaba que algunos de los cuerpos más violentos del universo —como los agujeros negros— liberan energía en forma de ondas gravitacionales que se expanden por el espacio-tiempo a la velocidad de la luz deformándolo como hace una piedra al caer en un estanque. Estos cuerpos están tan lejos que, al llegar a la Tierra, sus ondas son tan débiles que no había tecnología capaz de captarlas, aseguró Einstein.

Un siglo después, el 14 de septiembre de 2015, los detectores de LIGO captaron la primera señal de una onda gravitacional, tras un trabajo que había comenzado cinco décadas antes. La produjo el choque de dos agujeros negros decenas de veces más masivos que el Sol. Su onda expansiva había viajado por el universo durante 1.300 millones de años hasta ser captada.

Fuente: https://elpais.com/elpais/2017/10/03/ciencia/1507021622_774523.html

(Diego Caz Rico, 2º ESO)

La sonda ‘Cassini’ arde en Saturno

La sonda Cassini se ha desintegrado hoy en la atmósfera de Saturno poniendo fin a una misión de 20 años en la que ha contribuido a desvelar los secretos del sexto planeta del Sistema Solar como ninguna otra nave ha hecho.

La nave ha ardido poco después de entrar en las capas más externas de la espesa envoltura de gases que rodea al planeta. La nave ha utilizado el poco combustible que le quedaba en sus propulsores para mantener la antena orientada hacia la Tierra y transmitir datos hasta el último momento antes de perder el control y desintegrarse por completo por el rozamiento con el aire. La NASA ha planeado cuidadosamente esta maniobra para evitar contaminar las lunas del planeta, que pueden albergar vida.

Los ingenieros de vuelo han seguido la maniobra desde el Centro de Propulsión a Chorro en Pasadena. La última señal de la nave ha sido recibida en el centro de control alrededor de las 13:55 hora peninsular española.

“Este es el final de la misión”, ha dicho Earl Maize, jefe del Programa Cassini. “Espero que todos estéis orgullosos de este increíble éxito”, ha añadido antes de fundirse en un abrazo con uno de sus compañeros.

La misión Cassini-Huygens, un proyecto conjunto de la NASA y la Agencia Espacial Europea lanzado en 1997, ha sido la primera centrada en explorar Saturno y sus anillos. Sus descubrimientos fueron fundamentales para probar que puede haber vida en otros lugares del Sistema Solar y que estos no son precisamente parecidos a la Tierra.

Fuente: https://elpais.com/tag/mision_cassini_huygens/a/

(Héctor P.M., 1ºESO)

Un detector del tamaño de una mano para saber qué pasó tras el Big Bang

Un proyecto internacional facilitará la búsqueda de ondas gravitacionales primigenias, claves en las teorías cosmológicas sobre el origen del universo.

La teoría más aceptada para explicar el origen del universo comienza con un punto diminuto e infinitamente denso hace 13.600 millones de años. De repente, por un motivo que se desconoce, ese punto comenzó a expandirse tan rápido que los extremos del universo se alejaron entre sí a una velocidad mayor que la de la luz. Esa inflación, que pese al disgusto de los físicos se popularizó con el nombre de Big Bang, como si fuese un gran estallido, dejó una señal observada por primera vez en 1965. Aquel año, Robert Wilson y Arno Penzias, dos físicos que trabajaban en el desarrollo de una nueva antena para los Laboratorios Bell, en Nueva Jersey (EE UU), descubrieron una señal de radio que llegaba desde todos los puntos del espacio. Era el fondo cósmico de microondas, una especie de eco radiactivo de aquella gran expansión inicial.

Continúa leyendo Un detector del tamaño de una mano para saber qué pasó tras el Big Bang

“Podemos darle a la gente la opción de tener un hijo alto o dos hijos de tamaño mediano”

El filósofo propone reducir la estatura de las personas para luchar contra el cambio climático.

El filósofo Matthew Liao, de 45 años, suele arrancar sus charlas con una frase chocante: “Estoy absolutamente en contra de toda forma de coacción, como las que los nazis perpetraron en el pasado”. Y Liao lo tiene que aclarar porque muchas de las ideas que pone sobre la mesa son absolutamente originales y polémicas. Liao, nacido en Taiwán y emigrado de niño a EE UU, propone la “ingeniería humana”: la modificación biomédica de las personas para luchar contra el cambio climático. Plantea, por ejemplo, reducir la estatura de los futuros ciudadanos. Para ello, solo habría que recurrir al diagnóstico genético preimplantacional que ya se emplea en clínicas de fertilidad para evaluar embriones con enfermedades genéticas. Los padres lo harían voluntariamente.

Reducir 15 centímetros la estatura media de los estadounidenses significaría un recorte de su energía necesaria para vivir de más del 15%, según relata en El próximo paso: la vida exponencial, un nuevo libro de la iniciativa OpenMind de BBVA que analiza las implicaciones de la actual revolución tecnológica. Liao, de paso por Madrid para presentar el volumen, no es un charlatán. Es el director del Centro de Bioética de la Universidad de Nueva York, la institución con el departamento de Filosofía mejor valorado del mundo. El trabajo de Liao, según él sostiene, es “pensar con originalidad”. El tiempo dirá si es un visionario o solo un autor involuntario de ciencia ficción.

Fuente: http://elpais.com/elpais/2017/04/06/ciencia/1491499309_778401.html

(Rodrigo M.V., 1ºESO)